diumenge, 2 de desembre de 2018

Treuen el gosset a passejar

Treuen el gosset a passejar 

Carta publicada al Diari de Girona avui, 2-12-2018
Jesús Domingo Martínez GIRONA.


Aixeca't Rei, que anem a passeig.
Cada dia veig al meu barri de Girona més parelles joves, a primera hora del matí i especialment al vespre, que treuen el gosset a passejar. Per això em sembla que, i simplement apunto, no poques parelles joves que conec retarden o renuncien a tenir fills i en el seu lloc adquireixen un gosset, a qui mimen com a una criatura i el porten als bars que permeten la seva entrada a prendre unes ginebres. Es fonen, a més, un dineral en la seva alimentació, salut i fins i tot perruqueria, el que confirma que aquesta elecció no sembla ser un assumpte de quartos.
Tractant de conjecturar sobre la causa real d'aquesta curiosa tendència, potser hem de situar-la, en certa mesura, en la fugida de responsabilitat o de compromisos seriosos en aquests temps tous presidits per aquestes zones de confort de les quals tant parla el cèlebre coaching, que persegueixen abans de res no ficar-se en embolics. I tenir descendència garanteix precisament això, tot i que també procuri enormes satisfaccions personals i compleixi una insubstituïble funció social de recanvi generacional.
 Les mascotes, en aquest context, es presenten avui com el de mitjana i light entre els problemes que et pot generar un fill i l'absència absoluta de complicacions per no tenir ningú per atendre, cosa que per a molts condueix a l'avorriment. De fet, nombrosos estudis demostren que aquests animals ajuden a superar algunes malalties mentals, cosa que no succeiria si provoquessin notables preocupacions.
El que sembla meridianament clar és que les escoles bressol de les nostres ciutats han de, cada vegada més, compartir espai amb els parcs per a gossos. I qui sap si arribarà el dia en què superin la població humana, com els porcs, que ho acaben d'aconseguir. El suïcidi demogràfic, pel que es veu, ens arribarà entre lladrucs i grunyits.

Bona carta per reflexionar.Gràcies Jesús Domingo.

dijous, 22 de novembre de 2018

EL MAYOR REGALO.,La fuerza del perdón, en la nueva película de Cotelo

La fuerza del perdón, en la nueva película de Cotelo

Alguien va a matar a alguien. Ojalá fuera una película.¿Nos rendimos... o buscamos otro final feliz?Existe un arma capaz de poner fin a cualquier conflicto.Ya la han usado en Francia, España, Irlanda, México, Colombia, Ruanda... y funciona, siempre.Su poder constructivo es ilimitado. Y, además, es gratis.Pero hay que ser muy valiente para usarla.Los griegos le llaman “hyper-don”: EL MAYOR REGALO

⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒

https://www.elmayorregalo.com/link-proyecciones-espana/

⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒⭒

A unos días del estreno de ‘El mayor regalo’, entrevistamos a su director, Juan Manuel Cotelo. Su nueva película refleja testimonios reales de personas que han decidido perdonar en circunstancias extremas. La cinta muestra la enorme fuerza sanadora del perdón, tanto para los agresores como para sus víctimas.



diumenge, 18 de novembre de 2018

LA VERITAT DEL MATRIMONI. UNA COSA INEXPLICABLE

No recordo bé d'on vaig treure aquesta història ni qui és l'autor, però em va agradar molt i voldria compartir-la. Val realment la pena.
La deixo amb l'idioma original,per respecte, ja que no sé qui la va escriure i així li deixo més tot el mèrit que es mereix.
....................................................................................................................................

LA VERDAD DEL MATRIMONIO, ALGO INEXPLICABLE
Lean hasta el final esta historia. Contiene un mensaje muy bello. Nunca pierdan la chispa que los unió ni pierdan esos pequeños detalles. Para todos los casados, solteros y próximos a casarse. Espero les agrade y lo tomen en cuenta





HISTORIA SOBRE DE UN MATRIMONIO
Cuando llegué a casa esa noche mientras mi esposa servía la cena, la tomé de la mano y le dije: tengo algo que decirte. Ella sólo se sentó a comer en silencio. Yo podía observar el dolor en sus ojos.
De pronto ya no sabía cómo abrir mi boca. Pero tenía que decirle lo que pensaba.
- Quiero el divorcio......le dije lo más suave que pude.
Mis palabras parecieron no molestarle. Al contrario, muy tranquilamente me preguntó:
- ¿Por qué?
Evité su pregunta con mi silencio, esto la hizo enfurecer. Tiró los utensilios y me gritó,
- ¡no pareces hombre!
Esa noche, ya no hablamos más. Ella lloraba en silencio. Yo sabía que quería saber qué le había pasado a nuestro matrimonio. Pero yo no hubiera podido darle una respuesta satisfactoria. Mi corazón ahora le pertenecía a Eloísa. Yo ya no la amaba, sólo me daba lástima.
Con un gran sentido de culpa, redacté un acuerdo de divorcio en el que le daba nuestra casa, nuestro auto y un 30% de las acciones de mi empresa.
Después de leerlo ella lo rompió en pedazos. La mujer que había estado tantos años de su vida conmigo ahora era una extraña. Me sentí mal por todo ese tiempo y energía que desperdició conmigo. Todo eso que yo nunca le podría reponer. Pero ahora ya no había marcha atrás, yo amaba a Eloísa. Por fin mi esposa soltó el llanto frente a mí, eso era lo que yo esperaba desde el principio. Verla llorar me tranquilizaba un poco, ya que la idea del divorcio que me preocupaba tanto ahora era más clara que nunca.
Al día siguiente, llegué a casa muy tarde y ella estaba en la mesa escribiendo algo. Yo no había cenado, había pasado un día muy intenso con Eloísa y tenía más sueño que hambre y mejor me retiré a dormir.
Desperté en la madrugada, ella todavía estaba escribiendo. La verdad no me importó y sólo me acomodé de nuevo en cama y seguí durmiendo.
En la mañana me presentó sus condiciones para aceptar divorciarse: No quería nada de mí, pero necesitaba un mes antes de firmar el divorcio, me pidió que en ese mes tratáramos de vivir una vida lo más normal posible. Sus razones eran simples: nuestro hijo tenía unos exámenes muy importantes en este mes y no lo quería mortificar con la noticia del matrimonio frustrado de sus padres.
Esto era algo en lo que yo también estaba de acuerdo. Pero había más, me pidió que me acordara como la cargué el día de nuestra boda.
Quería que cada día de este mes, la cargara de nuestro cuarto hasta la puerta de la casa....... pensé que se estaba volviendo loca. Pero decidí aceptar este raro requisito con tal de que este mes pasara sin más peleas o malos momentos.
Le comenté a Eloísa de las condiciones que puso mi esposa... se rió bastante y pensó que era muy absurdo. Dijo en tono burlón: no importa los trucos que se invente, tiene que aceptar la realidad: que se van a divorciar.
Desde que le expresé mis intenciones de divorcio mi esposa y yo no teníamos ningún contacto íntimo. El primer día que la cargué se me hizo un poco difícil. Nuestro hijo nos vio y aplaudió de felicidad al vernos y dijo, papá me da gusto que quieras mucho a mi mama. Sus palabras me causaron un poco de dolor. Desde nuestra habitación hasta la puerta de enfrente caminé como diez metros con ella en mis brazos. Ella cerró sus ojos y me dijo al oído que no le dijera al niño del divorcio. Me sentí muy incómodo, la bajé y ella caminó a tomar el autobús para ir a trabajar. Yo manejé solo a mi trabajo.
El segundo día fue un poco más fácil. Ella se recargó ligeramente en mi pecho. Podía oler la fragancia de su blusa. Me di cuenta que desde hace tiempo no le había puesto mucha atención a esta mujer. Me di cuenta que ya no era tan joven, había un poco de arrugas en su cara, su pelo ya mostraba canas. Ése era el precio de nuestro matrimonio. Por un minuto me pregunté que si yo era el responsable de esto.
Al cuarto día, cuando la cargué sentí que regresaba un poco de intimidad. Esta era la mujer que me había dado diez años de su vida.
El quinto y sexto día, me di cuenta de que el sentimiento crecía otra vez. No le platiqué nada de esto a Eloísa. Conforme los días pasaban se me hacía más fácil cargarla. Quizás el ejercicio de hacerlo me estaba haciendo más fuerte.
Una mañana la vi que estaba buscando un vestido para ponerse, pero no encontraba nada que le quedara bien. Sólo suspiró y dijo, todos mis vestidos me quedan grandes. Es ahí donde me di cuenta que por eso se me hacía muy fácil cargarla. Estaba perdiendo mucho peso, estaba muy pero muy delgada.

De repente entendí la razón......estaba sumergida en tanto dolor y amargura en su corazón. Inconscientemente le toqué la frente.
Nuestro hijo entró en ese momento y dijo, Papa es tiempo de que cargues a mama. El ver a su papa cargar a su mamá todos los días se le había hecho costumbre. Mi esposa le dio un fuerte abrazo. Yo mejor miré hacia otro lado por temor a que esta conmovedora imagen me hiciera cambiar de planes. Entonces la cargué, y empecé a caminar hacia la puerta, su mano acarició mi cuello, y yo la apreté fuerte con mis brazos, justo como el día que nos casamos.
Pero su estado físico me causó tristeza. En el último día, cuando la cargué sentí que no me podía ni mover. Nuestro hijo ya se había ido a la escuela. La abracé fuerte y le dije, nunca me di cuenta que a nuestra vida le hacía falta algo así.
Me fui a trabajar.....salté fuera de mi auto sin poner llave a la puerta. Temía que en cualquier momento pudiera cambiar de opinión... subí las escaleras. Eloísa abrió la puerta y le dije
- Lo siento mucho pero ya no me voy a divorciar.
No podía creer lo que le estaba diciendo, hasta me tocó la frente y me pregunto si tenía fiebre. Quité su mano de mi frente y le dije de nuevo:

Lo siento Eloísa, ya no me voy a divorciar. Mi matrimonio era muy aburrido porque ni ella ni yo supimos apreciar los pequeños detalles de nuestras vidas. No porque ya no nos amaramos. Ahora me doy cuenta que cuando nos casamos y la cargué por primera vez esa responsabilidad es mía hasta que la muerte nos separe.
Eloísa en este momento salió del shock y me dio una fuerte bofetada, y llorando cerró su puerta. Corriendo bajé las escaleras y me fui de ahí.
Paré en una florería, ordené un bonito ramo para mi esposa. La chica me preguntó qué le ponía a la tarjeta. Sonreí y escribí, "Siempre te llevaré en mis brazos hasta que la muerte nos separe"
Esa noche cuando llegué a casa, con las flores en mis manos y una sonrisa en mi cara, subí a nuestro cuarto... sólo para encontrar a mi esposa en su cama... estaba muerta.

diumenge, 4 de novembre de 2018

Per què pregar pels difunts?

Molta gent visita el cementiri a principis de novembre. Quina diferència hi ha entre Tots Sants i el Dia dels Difunts? Recordem el bon costum de resar pels familiars i amics difunts.
Opus Dei - Per què pregar pels difunts?

l dia de Tots Sants, que sempre s'escau en l'1 de novembre, els cristians honoren els sants intercessors sense festa pròpia. També agraeixen a Déu el model de vida que ofereix la seva santedat. En canvi, el Dia dels Difunts, que se celebra el 2 de novembre, es prega perquè la gent vagi al cel. Al voltant d'aquests dies és tradició visitar els cementiris.
Des dels primers temps, l'Església ha honrat la memòria dels difunts i ha ofert sufragis en el seu favor. 

Crec que és bo saber-ho i no confondre el dia de Tots Sants amb el dia dels difunts.
moltes vegades no hi pensem o simplement no ho sabem.
També crec que seria bo no quedar-nos tant tranquils anant al cementiri amb un bon ram de flors, com aquell que ja ha complert i que reflexionem sobre el significat de ambdues Festes.
Sincerament crec que és molt poc anar al cementiri el dia 1 amb un vistós ram de flors, perquè l'1 és Festa, menjar panellets i oblidar-nos dels nostres estimats difunts el dia 2.

divendres, 24 d’agost de 2018

QUANTES COSES HEM D'APRENDRE DELS INFANTS !!

Crec que no calen paraules. Les imatges moltes vegades parlen per si soles.

Bona nit i fins demà si Déu vol !!

La història d'una baralla entre dos llops


Realment els contes ens poden dir grans savieses.Aquest l'he trobat mot enriquidor i m'ha agradat molt.


"Dins de cada un de nosaltres es dóna una dura batalla entre dos llops. Un d'ells és un llop malvat, violent, carregat d'ira i agressivitat. L'altre és tot bondat, amor, alegria i compassió ".

El petit es va quedar uns moments pensatiu i finalment va preguntar: "Escolta, avi, quin dels dos llops guanyarà?".

I el vell indi va respondre: "Aquell al qual tu alimentis".



divendres, 10 d’agost de 2018

Hem perdut l'oremus?


No parlem ja de visites, encara que es facin per cultura  com museus ( plens de quadres, etc amb simbologia o referència cristiana. Sense el coneixement , avui en dia la mainada, el jovent...no saben gairebé res i no capten moltes coses). Catedrals, ermites, esglésies  pressiones, La Sagrada Família , reconeguda mundialment pel seu valor.. etc. etc...
També saber com ens hem de comportar als llocs, també esglésies. Estic cansada de veure gent adulta parlant a tot drap, menjant xiclet, etc.. a les Comunions, Casaments, Enterraments. Si hi vas, comporta't !!  Si no espera't  fora.. Si per a tu no té cap valor o no l'entens...per a altres sí, i molt. Respecte !!
Ja sé que ara per ara, estem recollint els fruits d'una gran ignorància del fet religiós, i aquí remarco la cristiana, perquè és de la que més tenim empenta a la nostra terra.
No és bo estudiar història per entendre moltes coses ? No és bo aprendre anglès per poder sortit de l'ou?,
També molts confonen la catequesi amb la classe de Religió.
La catequesi és la preparació per a un sagrament, una vivència de la fe, per apropar-se més a Crist i anar millorant la nostra vida cristiana, Un creixement de la nostra vida espiritual i amor a Déu.
La classe de Religió, és una classe, amb un currículum, programació, temari, programació, etc..
A més, a diferència de l’Anglès, Música, Educació Física...la Religió NO és obligatòria.
Seguint alguns arguments també podríem dir: Anglès a l'escola d'idiomes, Música al conservatori, Educació Física que vagin un gimnàs... Segur que direu: Home, no és el mateix !!! una cosa no treu l’altra.
Doncs bé, us deixo amb el vídeo. Personalment hi trobo molts punt interessants i aclaridors de molts dubtes.

dimarts, 26 de juny de 2018

"Retorn a Ítaca", tornar a creure als 50


"Retorn a Ítaca" és un reportatge multimèdia que recull sis històries de persones al voltant dels 50 anys que, després de molt temps sense pràctica religiosa, han tornat a l'Església.
Ítaca, illa de la mar Jònic, és el símbol del viatge del que torna a casa, la tornada d'Ulisses comptat per Homer en L'Odissea, el retorn a casa d'un convers.

El reportatge multimèdia "Retorn a Ítaca" recull les paraules del papa Francesc, quan assenyala que "Déu és un Pare que m'estima i espera el meu retorn", i inclou els testimonis de Rosa, Àfrica, Josep, Àngel, Maria i Manuel, que compten els seus itineraris en relació a la fe i els moments clau de la seva tornada a l'Església.
Històries molt intenses de conversions



Encara avui moltes persones es declaren agnòstiques, altres tornen a l'Església després de molts anys. Tot d'una, alguna cosa canvia en les seves vides. Són històries molt intenses, a partir de vivències fortes o successos més corrents però que suposen un punt de gir en l'existència.

divendres, 18 de maig de 2018

LA CULPA ÉS NEGRA I NINGÚ LA VOL.

Vivim en una societat que ens acostuma cada vegada menys a reconèixer les nostres responsabilitats i a fer-nos càrrec d'elles: els que s'equivoquen són sempre els altres. Els immorals són sempre els altres, les culpes són sempre d'un altre, mai les nostres. I vivim de vegades un cert retorn a traçar fronteres, a «regularitzar» les vides de les persones mitjançant la imposició de requisits previs i prohibicions que sobrecarreguen el ja fatigós viure quotidià. Una actitud sempre disposada a condemnar però molt menys a acollir. Sempre disposada a jutjar, però no a inclinar amb compassió davant les misèries de la humanitat.

dijous, 8 de març de 2018

UN HOMENATGE A LA DONA

Un homenatge a les dones que avui no fan el dropo.

Así son las cosas. Hay hombres y hay mujeres. Los hombres y las mujeres son iguales en dignidad y naturaleza, y diferentes biológica y psicológicamente. Gràcies a la seva diversitat i complementarietat gaudim d’unes relacions humanes riques i polièdriques que ens fan millors; gracias a que hay hombres y mujeres estamos vivos.
Ahora nos dice la ideología de género que hombre y mujer están en lucha eterna. Que la mujer tiene que ser como el hombre, y el hombre como la mujer. Que no hay hombre y mujer, sino “identitat de gènere” (mujer, hombre, genderqueer; falta), “expressió de gènere” (femenino, masculino, andrógeno), “sexe biològic” (femenino, intersexual, masculino) y “orientació sexual” (heterosexual, bisexual, asexual, pansexual, homosexual).
O sea, que no tenemos una naturaleza propia. Y claro, como ya no hay hombre y mujer, no hay padre y madre, sino progenitor A y progenitor B. Y si no hay padres, no hay familia. Y si no hay familia, el hombre desvinculado se lanza en brazos de las ideologías que lo zarandean a su gusto, Y así, dirigido por los poderosos de turno, el hombre es sólo un muñeco con el que el Estado puede hacer lo que le plazca. 
Qué vacía es la vida de una mujer cuando llega a los 50 y se da cuenta de que ha desperdiciado su juventud tratando de ser como le dicen en la tele. Chesterton predijo que “pronto estaremos un mundo en el que la gente colgará a un hombre por enloquecer a la masa diciendo que la hierba es verde”. Doncs ja hi estem arribant. La hierba es verde, el hombre es hombre y la mujer es mujer. Que no nos timen los cursis y poderosos de turno.
Y como hoy es San Juan de Dios, nos acordamos de las mujeres incansables que entregan su vida a sus hijos sin contar los años, los días o las horas, pase lo que pase, cueste lo que cueste. Y a sus maridos, hermanos o padres.
Y a los más pobres. como hizo Isabel Solá, asesinada en Haití en septiembre de 2016.  Antes había estado 18 años en Guinea Ecuatorial, de donde llegó en 2008 a Haití. Isabel era barcelonesa y, como tantos catalanes ejemplares, su vida era mucho más grande, Ella quería gastarla en algo que está por encima de victimismos, feminismos y ombliguismos. Por eso, tras el terremoto de 2010, podía declarar que: Haití es mi casa, mi familia, mi trabajo, mi sufrimiento y mi alegría, y mi lugar de encuentro con Dios”.
Anda, Pablo, dile a las mujeres que hagan huelga y se pongan a tus pies, que les dones dolces no estem per parides.
Dolça i femenina Catalunya…